¿Frío o Calor?

Es muy común que cuando tenemos un dolor, un accidente o un mal gesto obremos por aplicar frío o calor en la zona, pero ¿cuándo aplicar frío o calor?

 

Frío (crioterapia)

Debemos aplicar frío ante un dolor posterior a un golpe inmediato. El frío alivia la sensación de dolor en las primeras 24-48 horas y evita la inflamación por su acción de vasoconstricción ( cierra las arterias y evita que lleguen factores inflamatorios a la zona).

No olvidar que su uso directo puede producir quemaduras en la piel.

 

Calor (termoterapia)

Es útil en dolores musculares o articulares en los que no se vea inflamación. Tiene acción vasodilatadora ( abre las arterias y permite que lleguen nutrientes a la zona para permitir su regeneración).


 

Conclusión:

Como norma general, el frío es de elección en lesiones que tienden a hincharse rápidamente y producen dolor inmediato durante las primeras 72 horas. Posterior a la fase aguda se puede emplear calor local.

Si la lesión es de tipo muscular o articular sin traumatismo previo ( contracturas, tirones, artrosis, dolor tensional) es más beneficioso la aplicación de calor local desde el primer momento teniendo en cuenta que tanto el frío como el calor en exceso y/o aplicados directamente pueden producir quemaduras.

Si tienes alguna enfermedad en la piel de la zona lesionada es mejor que consultes con un médico antes de iniciar crioterapia o termoterapia

 
 

Dr. Luis Alberto Loayza

Instagram @dr.loayza

Leave a reply